Prosegur, FGC y sus tres cerditos (I): El cerdito siete-machos



Comenzamos hoy una serie semanal de tres capítulos centrada cada una de ellas en un despreciable jefecillo acosador que nuestra querida Prosegur mantiene en FGC. Hoy nuestro protagonista es el cerdito siete-machos.


Este cerdito, responsable de equipo de Prosegur FGC, no es muy feliz, así que lo paga con la gente que está a su cargo.
Es todo un carácter … Después de pasar por el bar, le gusta poner a la gente en su sitio, con frases como “al que pille fuera de juego, me lo follo”. Tratar a los compañeros como personas adultas no va con el cerdito “siete machos”. “Mejor tratarlos como basura”, ríe el cerdito.
Es la monda. Sobre todo cuando va chispado.
Dicen que hay por ahí un vídeo de él intentando agredir a otro compañero en el vestuario yendo un poco pasado de “gluglú”. No es que dé mucho miedo, da más bien risa-pena, pero él cree que lo suyo es hombría y no queremos desmontar las ilusiones de nadie explicándole que es el hazmerreír de la línea.


Al cerdito “siete machos” le pone mucho practicar detenciones ilegales y engrilletar a la gente a las barandillas, sobre todo a personas cuyo color de piel no acaba de cuadrar con aquellos que él considera tonos de “persona de bien”. Nos ha salido un pelín racistilla este cerdito, pero ¿qué le vamos a hacer? es nuestro racistilla y a los cerditos hay que quererlos como te vengan.
Hemos sabido hace unos días que, a raíz de haberse presentado algo mareadete al servicio y por haber provocado una pelea con compañeros, le han dado dos semanas de descanso forzado y nos sabe mal, porque ahora, si no tiene "empleados" a los que acosar ¿con quién va a gestionar sus frustraciones? A ver si va a tener que acabar pagando un psicólogo.
Un emoticono de pena para el cerdito “siete machos”, por favor. Los brindis a su salud ya se los toma él todos.
Ay, cerditos acosadores, y que no os hayáis dado cuenta de que con el STS-C todo el año es san Martín.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CTTI: La trituradora de carne de Enerpro

Enerpro y ADN: Cuando el sindicato es empresa