Falta de medios en Trambesòs

Hace dos días, en la parada Can Jaumandreu de la T5 del Trambesòs  un pasajero atravesó la mano de un compañero con un cuchillo e hirió al perro que lo acompañaba.

Hasta aquí lo que dicen los medios. Lo que no dicen es que, según fuentes cercanas al suceso, en el momento de publicar esta entrada el agresor está en búsqueda y captura por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa. Y eso es porque el agresor no buscó la mano de nuestro compañero, sino que intentó directamente acabar con la vida de éste. Si sobrevivió fue precisamente por su profesionalidad y porque el perro que le acompaña es el más preparado de la línea. Faltan medios de seguridad.
A día de hoy, es bien sabido que hasta los interventores de TRAM evitan las líneas T5 y T6, limitándose tanto como pueden a la T4. En estas líneas hay miedo e inseguridad y eso cala entre los vigilantes, entre los interventores y entre los pasajeros.
Los vigilantes del Trambesòs sobreviven con chalecos cuya calidad no llega ni por asomo a los que se habían llevado hasta ahora, guantes que no son antipincho sino solamente anticorte, agentes patrullando solos uno de los transportes más conflictivos de la ciudad con el único apoyo de un perro y un largo etcétera de vergonzos despropósitos.

Estando así las circunstancias, nuestro compañero volvió a nacer aquel día. Lo sabe él, lo saben los usuarios y usuarias que presenciaron la agresión y lo saben de sobras el resto de compañeros y compañeras que conocen el servicio. Quienes no parecen enterarse son Sabico, la empresa de seguridad y TRAM, el grupo empresarial que explota Trambaix y Trambesòs.

Señores de SABICO y TRAM, gástense un poco más de dinero en los medios de protección. Este sindicato ya les advirtió hace meses por escrito de que los nuevos chalecos no respondían a las necesidades del servicio.
  • Pongan guantes anticorte y antipincho.
  • Realicen las gestiones necesarias para dotar de mejores medios de defensa a los compañeros.
  • Reevaluen la peligrosidad del servicio para detectar los peligros existentes.
  • Inviertan en formación específica del servicio.
  • Vuelvan a poner chalecos de la mejor calidad, no estas láminas de plastico que en vez de proteger vidas solamente protegen sus balances empresariales.
  • Dejen de meter a vigilantes solos a patrullar.
DA IGUAL CUÁNTO CUESTE QUE LOS COMPAÑEROS VAYAN EN PATRULLA DE DOS O MÁS EFECTIVOS. EL PRECIO A PAGAR POR NO HACERLO SON VIDAS HUMANAS

SI TRAM NO QUIERE PAGAR QUE TODAS LAS PATRULLAS ESTÉN FORMADAS POR MÁS DE UN AGENTE, QUE SABICO SE NIEGUE A CUBRIR EL SERVICIO

Y súbanles el sueldo a estos profesionales que se juegan la vida para que, al menos, no tengan que hacer tantas horas para tener un sueldo digno, que jugarse la vida a cambio de apenas mil euros al mes es vergonzoso para nosotros, pero aún lo es más para ustedes.

Actúen como empresa o lo haremos nosotros como trabajadores, porque están jugándose ustedes el dinero, pero nosotros nos jugamos nuestras vidas.

Salud.


Comentarios

Entradas populares de este blog

CTTI: La trituradora de carne de Enerpro

Enerpro y ADN: Cuando el sindicato es empresa