Esta noche, mariscada: UGT y USO firman un 1%

 

"No me indignaré, no me indignaré, de éstos ya me lo espero todo", nos repetíamos ayer. Pero hoy, por mucho que lo hemos intentado evitar, algunos sindicatos han conseguido hacernos sentir, una vez más, traicionad@s.

Subida del 1%

En Barcelona hay tanta demanda de VS que las grandes empresas (y las no tan grandes), incapaces de cubrirla, se han visto obligadas a ofrecer alojamiento gratuito a compañer@s de otras comunidades autónomas a cambio de contratos laborales. Todo ello para poder dar abasto a la cantidad de servicios a cubrir. Lo mismo ha ocurrido con otras zonas del país, como Euskadi o Madrid.

Tocaba, por tanto, hacer más atractivo el sector para que más gente decida entrar a trabajar en él. Pero que haya demanda a la patronal no le importa y atraer a compañer@s al sector tampoco. Solamente les importa meterse más y más dinero en el bolsillo. La codicia de las patronales no tiene final. Pero la patronal no es la culpable. Al fin y al cabo miran por sus intereses, defienden a los suyos. El problema es ... ¿Quién nos defiende a nosotr@s?

Porque UGT y USO ya han dejado claro que ellos no. Que esta vez la excusa ha sido el COVID, a pesar de la enorme demanda de VS aún existente. Pero la vez anterior fue la crisis (sin importar que, en 2018, cuando se firmó el convenio, ya se hubiera superado). Y la anterior (aquella en la que renunciaron en nuestro nombre a los pluses de transporte y vestuario en las pagas extras) ni la recordamos ya.

A día de hoy, para nuestro sueldo de 1.191,39 euros se ha pactado para el año que viene un incremento de 11,91 €


Maravilloso. Por si alguien no lo sabe, el precio medio de todos los alquileres de Barcelona en 2019 fue de 944,43 euros. Así que un VS, solamente por vivir en Barcelona, se quedará (porque hay que tributar IRPF) con unos 125 euros para pasar el mes.
125 euros para pagar el agua, el gas, la comida, la electricidad, la estufa. Y luego, frente al cabreo que esto nos produce, al STS-C le llaman violento... Hasta terroristas nos han llegado a llamar por no coger nunca la vía del pactismo y apostar siempre por la lucha obrera.

Terrorismo es 125 euros para pasar un mes, miserables.

Las gambas deliciosas, los centollos finos, las delicadas ostras, el rico bogavante, disfrutadlo, sindicalistas vendidos de UGT y USO. Disfrutad de los corruptos privilegios de los que gozáis gracias al sufrimiento de l@s trabajador@s. Gracias a haberlos traicionado una vez más.

Cuando veamos a algún afiliado de UGT o de USO, al menos, digámoselo, desde el respeto pero claramente "Por culpa de la gente como tú nos han vuelto a vender". Antes aún decíamos que era culpa nuestra, que era culpa del sector. Pero ya no. Es culpa de aquellos que van a votar a las elecciones sindicales con el piloto automático puesto, pensando que lo que meten en la urna no tiene consecuencias. Y sí las tiene. Ahora, que disfruten del uno por ciento, de los 125 euros mensuales y de la esclavitud a las horas extras que estos miserables sueldos nos imponen.

Cómo habrá sido de vergonzoso el acuerdo que hasta CCOO, que tiene las tragaderas del tamaño de la fosa de las Marianas, ha rehusado suscribirlo. 

Por nuestra parte, vividores de USO y UGT, pelearemos para estar un día ahí, en esa mesa y pediremos que haya cámaras para que la negociación de los convenios se pueda ver en directo y que se os caiga la cara de vergüenza ante vuestr@s representados, aquellos a los que, engañosamente, decís defender.

Al menos haremos que las gambas se os atraganten un poco.

Salud.

Comentarios

  1. No es algo que sorprenda demasiado.
    Si hubiesen exigido algo justo significaría que antes de entrar en la mesa negociadora habrían tenido algún golpe en la cabeza que les habría dejado muy desorientados.
    No se puede esperar que los mismos que pactaron eliminaciones de pulses, desaparición de trienios o mermas de derechos a lo largo de años y años... ahora hagan algo inesperado y loable por el sector.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CTTI: La trituradora de carne de Enerpro

Enerpro y ADN: Cuando el sindicato es empresa