CTTI: La trituradora de carne de Enerpro

 

Somos vigilantes. Por desgracia, estamos acostumbrad@s a ser testigos de todo tipo de abusos de poder, pero si te decimos que existe un servicio donde te pueden enviar hasta quince cuadrantes en un mes, seguro que no te lo crees. Sigue leyendo y tómate un antiácido, porque lo que Enerpro está permitiendo aquí es la vergüenza de la seguridad privada.

El CTTI promete. Un servicio de la Generalitat, de cierto nombre, con las últimas tecnologías en seguridad, qué serio y formal todo ¿verdad? Bueno, pues no, amiguitos y amiguitas. Estamos ante el servicio peor gestionado de Enerpro. Y quien trabaje en esta empresa, sabrá que esto es mucho decir.

Y es que allí está el genio. El genio que hace los cuadrantes es de mente inquieta, porque envía muchos cada mes. En agosto batió su récord. Fueron quince. Para aclararlo. Efectivamente, quince veces vieron modificado su cuadrante las compañeras y compañeros del servicio. Quién quiera hacer planes de vida, o simplemente tener vida, que busque en otro lado.

Lógicamente, el genio entrega cambios de servicio sin respetar los 5 días de preaviso establecidos en el artículo 34.2 del ET, que los genios están a sus genialidades y no tienen tiempo de prestar atención a los prosaicos detalles de las leyes humanas.

En buena lógica, l@s vigilantes inician el servicio en el CTTI motivad@s e ilusionad@s, pero se encuentran tanta genialidad por aquí, tanta genialidad por allá... Que se largan como alma que lleva el diablo.

  • Negarle a compañeras que han pedido el cuadrante anual su derecho al mismo, contraviniendo lo establecido en el artículo 52 del convenio de seguridad privada, tritura a la gente.
  • El reparto desigual y discriminatorio de las horas extraordinarias entre "los amiguetes" y "los proscritos", tritura a la gente.
  • Que te manden a otros servicios, te cambien de turno o te quiten las horas cuando te quejas o le llevas la contraria al genio, tritura a la gente.
  • Que te quiten la taquilla como medida de presión tritura a la gente.


BONUS TRACK: El Valle de los caídos

Algún graciosete, con la connivencia del responsable y de la empresa, pensó que era buena idea hacer una base de datos con más de setenta caras de ex-compañeros y compañeras que habían pasado por el servicio. Un listado de fotografías con sus nombres y, en algunos casos, sus motes. En el acceso a la base de datos ponía (que divertido e inocente todo) "Apa, ADÉU". Ni una de las personas que allí salían había dado su consentimiento para formar parte de esta vergüenza. A la aplicación, su creador, este crack del humor fino, le puso "El Valle de los Caídos". En la Generalitat. Sí. El valle de los caídos. En la Generalitat.


En conclusión, que el servicio de seguridad del CTTI, bajo el paraguas del Departament de Polítiques Digitals i Administració Pública, esconde una trituradora de carne por la que cada año entran por una puerta y salen disparados por la otra una veintena de Vigilantes. Y los jefes de Enerpro ven eso normal.

Si os pensáis, panda de explotadores, que vuestra mordaza va a silenciar la voz de un montón de compañeras, que vais a acallar el grito de esas personas (sí, son personas, no carne), no solamente os habéis equivocado de sindicato, también os habéis equivocado de víctimas. Esas personas valientes no van a permitir que las tratéis como basura y nos van a tener a su lado, gritándole en la cara a CTTI que está dando cobijo y encubriendo a empresas que tapan la explotación en vez de ponerle remedio.

A partir del 30 de noviembre, anunciamos desde aquí toda una batería de concentraciones frente al CTTI y frente al  Departament de Polítiques Digitals i Administració Pública. Pintaremos de rojinegro las caras de los jefes de Enerpro, ya que han perdido la capacidad de ruborizarse. Porque a ellos les mueve su dinero, pero a nosotr@s, nuestra dignidad.

Tratar a compañeras como ganado es indigno de este sector, de este país y de este siglo. Que hablen las pancartas.

Salud

Comentarios

Entradas populares de este blog

Trablisa sancionada: Cuando el golpe viene de abajo