Trablisa sancionada: Cuando el golpe viene de abajo


Bulgákov, médico y dramaturgo ucraniano, decía que "Todo poder es una violencia ejercida sobre la gente". El Estatuto de los Trabajadores, esa ley que supuestamente defiende nuestros derechos, ya declara en su artículo 5 que trabajar para un empresario nos obliga a cumplir las órdenes e instrucciones de éste, sean cuales sean.

En este estado de las cosas, lo normal es ver cómo ese poder, de naturaleza tan despiadada, recorre el largo y ancho del mundo laboral como una apisonadora asfaltando un aparcamiento. La objeción ante una orden, decirle que no a un empresario, es exponerse a una sanción o a un despido que te arrojaría de cabeza a engrosar ese 14% de paro del que disfrutamos en esta parte del mundo.
Pero algunas pocas veces, como ha ocurrido gracias a l@s compañer@s de Trablisa, la fuerza se invierte, la tortilla se da la vuelta y el empresario se come un gancho que haría levantarse y aplaudir al mismo Chuck Norris.


Y eso es lo que han conseguido l@s compañer@s del comité del aeropuerto de Trablisa. Inspección de Trabajo ha sancionado a la empresa por diversos incumplimientos y por vulneración de los derechos laborales.
Y, por fin, parece que se está consiguiendo hacer justicia, aunque solo sea por una vez, ante esta apisonadora empresarial.
Porque esto no va de siglas, porque esto no va nombres. Esto va de lucha obrera y de los derechos de tod@s y cada un@ de los seres humanos que viven bajo el yugo de empresas que no solamente se aprovechan de unas leyes escritas por y para ellas, sino que, encima, las incumplen.
Disfruta de la bofetada, Trablisa. Y atenta, que mientras el STS-C siga ahí, os vienen más.
Salud.







Comentarios

Entradas populares de este blog

Rodolfito, el acosador de Securitas Metro.