Los jefes del Consorcio también lloran. Pero menos



El lunes, una patrulla del Consorcio de la Zona Franca sufrió un accidente, al ser arrollado su vehículo por otro justo después de fichar en un punto de marcaje.
Todo el Departamento de Seguridad del Consorcio, incluyendo el director y su segundo se han interesado por el estado de salud de l@s compañer@s, que ...

Espera, no. Ni una llamada para interesarse por su estado.

Estarán tan apenados que, entre sollozos, son incapaces de marcar su número de teléfono. Es raro, pero puede ser.
O igual es que no quieren molestarlos. Aunque también esto suena raro, porque cuando les interesa no se cortan en llamar.
Lo que no suena tan raro es que igual se les cae la cara de vergüenza, porque, oh desgracia, l@s compañer@s del STS-C ya había avisado por activa y por pasiva a la Sala de Control de la peligrosidad de la ubicación de dicho punto de marcaje. Aunque esta hipótesis implicaría asumir que tienen vergüenza.
Lo más probable es que el estado de l@s compañer@s se la traiga al pairo y poco más.

En cualquier caso, señores director y segundo del Departamento de Seguridad del Consorcio de la Zona Franca, pueden estar tranquilos. Por suerte, l@s compañer@s se recuperan favorablemente y, a pesar de su irresponsable gestión, su estado está mejorando.

Los puntos de marcaje, jefes del Consorcio, deben colocarse teniendo en cuenta que quienes los usan son seres humanos. Ya saben, bichos de esos que andan por ahí con dos piernas y que tienen unos derechos universales, como el derecho a la integridad física y a estar protegidos contra los riesgos laborales.

Vienen denuncias, vienen movilizaciones, viene el STS-C. No porque nos guste la lucha, sino porque esto ya no hay quien lo aguante.

Más información en el PDF abajo adjuntado.

Salud.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Trablisa sancionada: Cuando el golpe viene de abajo