FGC: Los cerditos contraatacan. El Casi Cinco

Pensaba el que suscribe que habíamos terminado con los retratos de la piara de acosadores de FGC, pero, oh desgracia, aquí estamos, de nuevo denunciándolos. Y es que parece que la peste porcina se ha cebado con este servicio. Así pues, al tajo.

Nuestro personaje de hoy no forma parte de ninguna empresa de seguridad. Es (ojo, firmes) Interventor de Línea de FGC. Tendremos que andar con pies de plomo porque nos movemos en la zona VIP del puerquismo.
Como le hacía ilusión una mascota y comprarse un perro es muy caro y hay que sacarlo tres veces al día, el cerdito Casi Cinco ha buscado una opción más cómoda y práctica. Prefiere tratar a los/las vigilantes de seguridad como sus particulares perros de presa. Solución rápida, sencilla y para toda la familia.
Le gusta ordenar detenciones ilegales (recordamos que un infractor que no ha pagado el billete no es un delincuente y, por tanto, no se le puede privar de su libertad). Una de sus tácticas preferidas es tratar mal al pasaje, para generar conflicto y poder ordenar “MUERDE” al vigilante. Cómo disfruta ordenando "ATACA". Eso sí, todo ocurre cuando va acompañado de sus perros de presa, porque cuando va solo o se viste de paisano tiene la valentía justa para llegar al portal de su casa.

Vigilantes de Seguridad según algún Interventor de FGC

Hizo los exámenes para inspector, pero por lo visto no dio la talla. Sacó un poco más de un cuatro, y parece que está trabajándose a los jefes intentando que le den las décimas que le faltan, a base de demostrar “carácter y determinación” y ya sabemos que, para algunos, eso es sinónimo de delatar e informar de los demás trabajadores.

La última que lió: Ordenó a dos vigilantes de FGC que actuaran de cierta manera, poniendo en peligro su integridad física. Los vigilantes se negaron. Siendo así, se les podría sancionar ¿verdad? Un trabajador debe obedecer las órdenes de un jefe ¿no?
Pues no se les ha sancionado, qué curioso. Lo que se ha hecho es apartarlos del servicio y os vamos a contar brevemente porqué.
  • En primer lugar, un Interventor de Línea de FGC no es director ni jefe de seguridad y no puede dar órdenes a los vigilantes. El servicio de seguridad es externo y los/las vigilantes se rigen por la LSP y por la operativa de servicio. Es decir, y lo ponemos en mayúsculas, para que quede claro: LOS INTERVENTORES DE LÍNEA NO SON LOS JEFES DE LOS VIGILANTES.
  • En segundo lugar, cuando una orden pone en peligro la integridad física de un trabajador, éste puede incumplirla.
Y, como los jefes de FGC y el resto de sátrapas de este servicio saben esto más que de sobras, han decidido una opción más adecuada al entorno caciquil en el que nos movemos: Apartarlos del servicio, que eso es gratis.

Por último, señalar que este amigo de la delación es afiliado, como no puede ser de otra manera, de UGT. Y lo es porque, en un sindicato como el nuestro, cualquiera que obre en contra de la clase trabajadora es inmediatamente expulsado. Así de claro lo tenemos.
Pues, señores jefes de FGC y señor Cerdito Casi Cinco, tened bien claro que no vais a apartar a nadie por actuar en defensa de su integridad física.
Por ellos, por sus familias y por los derechos de toda la clase trabajadora, vais a tenernos de nuevo en pie de lucha. Porque el miedo nunca conquistó derechos.

Salud.


Comentarios

Entradas populares de este blog

CTTI: La trituradora de carne de Enerpro

Enerpro y ADN: Cuando el sindicato es empresa