Huelga en Ombuds


Los/las trabajadores/as de Ombuds no han cobrado su nómina de junio. Madres y padres de familia empiezan a ver que no pueden llevar a sus casas ni lo más necesario para la subsistencia.
Intentad un día ir a hablar con vuestro jefe y le decís:
"Hola, Paco. Mira, como a mi me gustan los coches caros y viajar en primera clase, a partir de mañana me tienes que pagar más, porque aquí somos un equipo y tú eres en parte responsable del rumbo de mi vida. Venga, majo, hasta luego".
Y te quedas tan ancho.

Suena raro ¿verdad?

Pues eso es lo que hacen la mayoría de empresas cuando tienen problemas económicos, pero al revés, claro. Como sus directivos cobran millonadas, como no saben gestionar, que es a lo que deberían dedicarse, como su único objetivo es enriquecer a sus accionistas y proporcionarles pingües dividendos a cambio de explotar al trabajador, acaban esquilmando las arcas empresariales. Y quienes debemos pagar su codicia somos nosotros, los trabajadores.

A los empresarios se les olvida aquello del "principio de ajenidad" cuando lo que les toca es pagar en vez de cobrar.

Vamos a explicarlo de forma sencilla: Mientras los trabajadores no cobren los beneficios de la empresa, no deben pagar las deudas de ésta.

Si Ombuds, que sin duda veía venir los problemas desde hace tiempo, iba a encontrarse en esta situación ¿por qué no subrogó todos sus servicios a otras empresas? ¿por qué decidió alargar la situación y seguir ordeñando la vaca hasta que casi la mató? La respuesta es sencilla. Siguieron cobrando, se lo metieron en el bolsillo y ahora, que pague el/la trabajador/a.

Pues vamos a la huelga. No porque queramos, sino, como siempre ocurre, porque nos obligan a ello.
Salud.





Comentarios

Entradas populares de este blog

CTTI: La trituradora de carne de Enerpro

Enerpro y ADN: Cuando el sindicato es empresa