Huelga en Ombuds (II). Los esclavistas del siglo XXI

Si Ombuds no nos paga, nosotros/as no trabajamos. Frase demasiado sencilla para tiempos complicados, según Ombuds, ya que éstos prefieren retorcer la realidad de tal modo que sigamos trabajando sin cobrar. Bienvenidos a la mezquina lógica de los esclavistas del siglo XXI.
Apenas un pequeño porcentaje de las personas que trabajan para Ombuds han cobrado la nómina de junio. A los demás se les ha ingresado una miseria. Unos pocos cientos de euros con los cuales no se puede ni hacer la compra del mes, y no hablemos de pagar el alquiler. Miles de personas condenadas a la miseria para alimentar esa máquina de quemar dinero que es esta empresa en demolición.
Como es lógico, y ante esta situación, todos los sindicatos con un mínimo de dignidad han declarado la huelga. Si no se cobra no se trabaja.
Puedes leer el primer comunicado de huelga pinchando en este enlace.

Cuando declaras una huelga así te toca reunirte con gente de corbata que ha venido a Barcelona en primera clase, que no tiene problemas económicos y cuyo evidente propósito es conseguir convencerte de que el obrero debe trabajar gratis “para mantener el barco a flote”. Os aseguramos que hay que llevar Primperán.
Y esto es lo primero que ha pasado: Esta máquina de carne llamada Ombuds ha pedido oficialmente a los sindicatos “que se reduzca el nivel de absentismo”. Estos esclavistas piden que se reduzca el porcentaje de personas que han cogido la baja. En otras palabras, quieren que los trabajadores cojan el alta voluntaria y que vengan a trabajar con un brazo roto, con fiebre o aunque no se sostengan en pie. Nada es suficiente para calmar la voracidad de estos parásitos.
Lo segundo que dicen es que, “al ser un servicio esencial para la sociedad, las autoridades impongan un alto porcentaje de servicios mínimos”. Para que quede claro, a Ombuds le importa la estabilidad social lo mismo que la contaminación por mercurio en Katmandú. Lo que en realidad quieren estos esclavistas del siglo XXI es obligarnos a seguir trabajando, para poder seguir cobrando y llevárselo crudo.
Por último, la empresa amenaza a los huelguistas con las sanciones establecidas en la ley de seguridad privada. Leedlo más abajo, en el acta de reunión, si no os lo creéis.
Como es lógico, las dos reuniones realizadas hasta ahora han acabado como el rosario de la aurora y estamos a la espera del comunicado oficial de la autoridad laboral competente para manteneros informados de los pasos que vamos a seguir y daros unos consejos de actuación con respecto al problema.
Salud.




Comentarios

Entradas populares de este blog

CTTI: La trituradora de carne de Enerpro

Enerpro y ADN: Cuando el sindicato es empresa