Prosegur, forzada a pactar, deja en ridículo a UGT, CCOO y SPS

 

Dos días han pasado desde que publicamos ->ESTA<- entrada denunciando ya no solo a una Prosegur haciendo de empresa, sino a unos sindicatos esclavos (UGT, CCOO y SPS) que, intentando parasitar nuestra lucha, corrieron raudos a firmar un acuerdo de mínimos con ella para intentar justificar su inacción frente a los trabajadores.

Sindicatos-empresa: Ya os avisamos, vendidos, os lo dijimos hasta públicamente. No os vendáis, no aceptéis esas migajas de la empresa, que vais a hacer el peor de los ridículos. Al menos disimulad lo que sois, que no se os vea tanto el plumero, aunque solo sea por vergüenza, que nos da hasta bochorno que, por comparación, puedan llamarnos sindicato, como a vosotros.

Pero cayeron. Y firmaron, porque pensaban, y piensan, que en la calle, con la lucha, no se consigue nada. Mira - pensaron - un acuerdo gratis. Echamos una firma y estamos en casa para el vermut.

Firmaron un acuerdo tan vergonzoso que ahora están los tres sindicatos corriendo desesperados por borrarlo de sus propios blogs y webs.

Y es que estos sindicatos (UGT, CCOO y SPS) son más de estar relajados, en sus tumbonas, disfrutando de las horas sindicales, gozándose la vida como si cada voto recibido fuera una papeleta premiada para su lotería particular, porque la vida no hay que malgastarla en concentraciones, hay que gozársela como si no hubiera un mañana ¿verdad, vividores?
Cogieron nuestras migajas, lo que, por dignidad, no queríamos ni aceptamos nosotros, lo que nos había ofrecido la empresa y nosotros habíamos rechazado, nuestras sobras. Y se dieron un festín con ellas, para regocijo de la empresa, que pensaba que con eso iba a terminarse el problema. 

Pero es que el problema, amigos de Prosegur, es que el STS-C no se parece en nada a estos parásitos de la clase obrera. El problema es que a nosotros no se nos compra. El problema es que no hubiéramos parado nunca de concentrarnos frente a la Caixa mientras no se nos diera lo que nos correspondía.

El problema, en definitiva, lo tenéis vosotros.

El pacto con el STS-C, que adjuntamos al final, incluye la anulación de sanciones impuestas por persecución a nuestr@s afiliad@s, pluses muy por encima de lo firmado por UGT, CCOO y SPS, la entrega de cuadrantes a l@s compañer@s de FGC con un mes de antelación, abono diferencia de pluses y un largo etcétera. No dejéis de leerlo.

Las auténticas victorias sindicales se consiguen sobre el asfalto, no sobre el parquet del despacho del jefe, vividores. Montad alguna concentración alguna vez y lo veréis.

Salud.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Enerpro y ADN: Cuando el sindicato es empresa

CTTI: La trituradora de carne de Enerpro