Trablisa: Negocios turbios baratitos y para toda la familia



Cuando el curso de los acontecimientos, los ataques de una empresa y las injusticias reiteradas te obligan a tomar, una vez más, el camino de la lucha, es de ley explicar por qué.


ACTUALIZACIÓN 12/03/2020 - Ante la la perspectiva de la concentración, Trablisa ha decidido enmendar la situación ofreciéndole a José María la reincorporación con un contrato indefinido y aceptando iniciar las negociaciones con Sebas para recolocarlo en un mejor servicio. Así, que, de momento, se suspende la concentración del próximo viernes 13/03/2020

Que algunos mandos del servicio de seguridad del consorcio de la Zona Franca tienen montado un chiringuito propio de película de Berlanga ya lo sabemos tod@s.
Que, mientras saque tajada, Trablisa siempre se muestra lúbrica y dispuesta a tomar cualquier medida que su cliente le pida, por ilegal o autoritaria que ésta resulte, tampoco es noticia.
El problema es cuando estas prácticas cortijeras chocan de frente con un sindicato como el nuestro. Porque nosotros no nos ponemos colorad@s si tenemos que salir a la calle a pegar cuatro trompetazos para parar la sangría de abusos que se están cometiendo.
Cuando Sebastián salió como delegado del STS-C, el Dictadorzuelo del departamento de seguridad del Consorcio le sacó de la patrulla y le envió a un edificio al 22@ con el objetivo de aislarle y que el “virus STS-C” no se propagara. Ese fue solo el primer paso. Ahora, Sebastián ha sido desterrado de cualquier servicio del Consorcio.
Teniendo en cuenta que Sebas no ha recibido más que felicitaciones por su trabajo (la última de ellas por escrito y apenas tres o cuatro días antes del destierro), ha pedido explicación por ese cambio, obteniendo nada más que la callada por respuesta.
La razón la sabemos nosotros. Sebas denunció y demandó a la empresa y al Consorcio, por infracciones contra los derechos de l@s trabajador@s y a la empresa Terracan (que proporciona las unidades caninas) por hacer trabajar los 365 días del año a los perros del servicio, sin darles ni un día de fiesta. No sabemos si lo que molestó más al Dictadorzuelo fueron las denuncias al servicio de seguridad o a Terracan.
Y es que, oh sorpresa, si nuestra información es correcta, la empresa Terracan pertenecería a la familia del Dictadorzuelo. Todo queda en familia y entre amiguitos, que así todo es más divertido y, sobre todo, más provechoso.



¿Es legal que se obligue a Vigilantes de Seguridad del Consorcio a dirigir el tráfico sin tener la menor formación (ni probablemente la potestad) para hacerlo? ¿Y que se les dé un bloc de multas del ayuntamiento para multar a las personas? ¿Y obligar a los VS a limpiar las jaulas de los perros? Al Dictadorzuelo eso le da igual, no lo lieis con detalles nimios, que tiene lío con la contabilidad de sus negocios y dentro de nada hay que presentar el IVA.
Casos como este se repiten a diario. A modo de ejemplo, a José María, otro trabajador ejemplar, Trablisa no le ha renovado el contrato cuando se ha sabido que se ha afiliado al STS-C. Aquell@s que trabajáis a día de hoy en seguridad y conocéis la falta de vigilantes que hay ¿Conocéis muchos casos de no renovación de contratos? Nosotr@s tampoco.
No vamos a alargar más la letanía de abusos e injusticias, así que lo diremos bien claro.
AQUÍ NO TOLERAREMOS NI UN ATAQUE A NUESTRA DIGNIDAD.
Comprad tapones para los oídos, jefecillos del Consorcio, porque este viernes, 13 nuestra orquesta os va a hacer una visita.
Salud.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CTTI: La trituradora de carne de Enerpro

Enerpro y ADN: Cuando el sindicato es empresa